Search
  • Natalie Rocfort

30 semanas, todo revuelto


Tengo ya 30 semanas de embarazo y ahora sí siento que tengo una panza gigante. Todo me pesa, todo me duele y recién desde ayer es que no puedo dormir muy bien. De hecho ahora me despierto como a las 3am y no puedo volver a dormir. Intento de todo para conciliar el sueño pero no lo logro. Sospecho que esto tiene mucho que ver con el mal humor con el que ando últimamente. Me paso toda la noche tratando de acomodarme porque si me echaba de un lado me dolía, me movía del otro lado y me dolía y si me echaba de espaldas boca arriba sentía que me estaba ahogando y el peso de la bebe me desesperaba. ¡Nace ya hijitaaaa, parfavaaar! Y ni hablar con echarme boca abajo, claro. Lo que sí es que el dolor de las muñecas ha menguado un poco y bajar el ritmo de mi trabajo ha sido la mejor decisión que pude tomar, aún cuando mi workoholic interna le piquen las patas por seguir foteando a ritmo normal. ¡Nada volverá a la ¨normalidad¨ de la soltería nunca más!

Últimamente siento que soy una hormona con patas. Tengo cero autocontrol, todo me fastidia, todo me molesta, todo me duele y siento que soy yo sola contra el mund. Es como si tuviera el PMS pero a la potencia infinita y no hay manera de controlarlo. ¡Soy una loca calata, agárrese quien pueda! ¿A ustedes les ha pasado? Mi alter ego ha vuelto y estoy más tripolar que nunca. Es eso o que finalmente mi mente se aclara y aunque mi corazón pueda decir otra cosa, las decisiones lógicas terminan siendo las mejores. Ya no sé. La torpeza característica de esta etapa del embarazo para mi no es solo física, sino también mental.

Aún no he hecho nada. Todo el mundo me pregunta si ya tengo todo listo, pero la verdad es que no he hecho ni la maleta para la clínica. Por ahora lo único que tengo es algo de ropa que me han ido regalando, una sillita de comer y la cuna que me heredaron dos muy buenas amigas de la universidad. No pienso hacerle el cuarto a la bebe porque va a dormir conmigo, además de ser un tremendo gasto del que ni siquiera los bebes se dan cuenta. Aún no he comprado más que unas gasas y un par de bodies, porque todo el mundo me dice que me aguante hasta el baby shower. Pero no puedo evitar pensar ¿y si es apuradita como yo y se le ocurre llegar antes? ¡Espero que no! Así que por si las moscas voy a comprarle algunos trapitos y pañales. Mamá precavida vale x 3. Más cuando es mamá y papá al mismo tiempo.

Ahora la siento pateando y moviéndose todo el día, y me encantaría poder tener un aparato de ecografías para poder verla todo el tiempo. Es una sensación rara. Me encanta sentirla, pero al mismo tiempo es raro saber que hay una personita ahí dentro tratando de acomodarse porque se le acaba el espacio. ¡Qué incómodo estar tan apretada! jajaja. En la última cita con el doctor ya pesaba 1,500k y sigue sin dejarse ver la cara. Me temo que mi sueño de tener a mi modelo propia se va esfumando...

Ya no sé si estoy embarazada o con la menopausia porque me muero de calor todo el día y hasta duermo con la panza y los pies al aire. El único antojo además que aún no logro satisfacer es comer Alaska de guanábana. Amo ese helado y de pronto ya no lo encuentro en ningún lado.

Vuelvo a tener miedo como en la primera etapa del embarazo. Miedo de todo. De que pueda romperse la fuente o pasar cualquier cosa en medio de la noche y enfrentarlo sola. Miedo de volverme loca durante el puerperio porque aunque soy yo quien tomé la decisión de enfrentar todo esto sola, creo que realmente aún no tengo ni idea de lo que me va a tocar vivir. Solo sé que sobo mi panza todos los días y le pido a mi gorda que sea tranquila jajaja. También sé que necesito ya hacer mi maleta para la clínica y tener los teléfonos de emergencia por si necesito salir corriendo en medio de la noche sin tener que alarmar a nadie.

Aunque tengo que aceptar que ha sido bastante benévolo hasta el momento, siento que está a punto de venirse una tremenda avalancha de emociones y que cada día se volverá más difícil en lugar de más fácil. Le tengo un pánico tremendo a la cesárea inminente y sobre todo al puerperio (del que además nadie habla). Intenté hacerme la macha todos estos meses con esto de ser mamá soltera, pero me temo no tener la entereza suficiente para mantenerme cuerda y feliz. Tengo la seguridad también de que será solo por un breve periodo, porque no hay mal que dure 1000 años ni cuerpo que lo resista, pero quisiera saber qué hacer para poder mantenerme en control y poder disfrutar de mi tercer trimestre y sobre todo de los primeros meses de mi gorda sin que todo sea un drama o que me agarre LA depresión post parto. Es mi control freak interna manifestándose y no sé cómo decirle que no. ¡Cordura, vuelve a mi!


0 views

NATALIE ROCFORT PHOTOGRAPHY

Pasaje La Malva 180, Surquillo

 

Mail:

info@natalierocfort.com 

 

Teléfono o Whatsapp

969392-033 

 

Inbox de Facebook

 

 

 

  • Instagram
  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon